Un día de Cubanía

Mons. Agustín Román

 

 

El domingo 29 de enero de este año 2006, la UCE (Unión de Cubanos en el Exilio) celebró en los salones de la Ermita de la Caridad: “Un Día de Cubanía”. Inspirados en el pensamiento del Padre Obispo Monseñor Eduardo Boza Masvidal prepararon un hermoso día donde el cubano por nacimiento o por familia, despierta y enriquece la conciencia nacional de cubanía y reafirma los valores patrios de su pueblo.

Siendo uno de los participantes me di cuenta que a la respuesta que muchos buscan en estos momentos, mucho ayudaría a todos los cubanos vivir esta experiencia que despierta y promueve el desarrollo personal y nos enriquece en nuestra condición de pueblo que si bien se integra donde está viviendo, debe mantener alegremente viva su pertenencia al pueblo de donde salió o de donde procede su familia, tratando de hacerse personas íntegras de fe dinámica viva y operante.

La UCE, que nació del corazón de un Obispo cubano desterrado, nos está ofreciendo esta inolvidable experiencia en la cual reviven las lindas raíces cubanas y cristianas que nos ayudarán a mantener el necesario equilibrio humano para funcionar en la sociedad en la que estamos, sin olvidarse de Cuba.

En un ambiente fraternal de sana alegría se van desarrollando una serie de temas que presentan de manera positiva los grandes valores de nuestra cultura cubana que nos hace sentirnos felices de haber nacido en Cuba o de proceder de familias cubanas como lo sentirán también hermanos de otros países experimentando lo suyo.

Para el cubano que ha tenido que sufrir o que sufre las consecuencias del huracán marxista nos viene bien esta experiencia de “Un Día de Cubanía” que nos ofrece la UCE. Quiera Dios que sean muchos los que participen y puedan experimentar lo que he vivido junto a otros que conmigo asistían. Nos hace bien a los que conocimos el pasado recordando, en unas horas, tiempos inolvidables. Les hará mucho bien seguramente a los que nacieron después teniendo la oportunidad de conocer la linda historia de un pueblo pequeño que a pesar que por él está pasando una larga noche, no pierde la esperanza del nuevo día.

Monseñor Boza Masvidal, fundador de la UCE en 1962, nos invitaba siempre a vivir por Cuba. Así nos decía, “este vivir por Cuba no quiere decir, especialmente para nosotros en el exilio que sentimos el vacío de la ausencia de la Patria, que seamos gente descentrada, neurótica, traumatizada en las ideas, enferma de nostalgia. No precisamente nuestro vivir por Cuba tiene que suponer este esfuerzo para saber descubrir el plan de Dios y aceptar serena y virilmente nuestra realidad del momento; el esfuerzo para adquirir nuestro equilibrio emocional y la claridad de nuestras ideas y no hacernos refractarios, como cristianos, a la mentalidad abierta de la Iglesia de hoy y al cambio urgente que necesitan nuestros pueblos aunque, por supuesto, sin compartir la desorientación que hay en algunos sectores cristianos; el esfuerzo para comprender a los países en que vivimos y aportar algo a ellos”.

El equipo que lo ofrece estuvo dispuesto a sacrificarse ofreciéndolo a todos los que se interesaron y nos invitaron a participar el pasado domingo 5 de marzo en los salones de la Ermita de la Caridad.


Fuente: Revista Ideal, Miami, Fl. USA Marzo, 2006