Se retira Mons. Agustín Román

Ana Rodríguez-Soto

 

 

Con la esperanza de poder ocuparse de menos papeles y de más almas, el Obispo Auxiliar de Miami, Mons. Agustín Román, anunció a finales de abril que se retirará de sus deberes oficiales en la Arquidiócesis, pero continuará su ministerio pastoral en el Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad.
“Yo no me hice sacerdote para ser obispo; me hice sacerdote para salvar almas”, dijo el obispo Román en una conferencia de prensa celebrada el 29 de abril, y explicó que su retiro era la consecuencia rutinaria de cumplir 75 años de edad el 5 de mayo.

La ley canónica exige que todo obispo que cumpla 75 años de edad presente su renuncia, la cual debe ser aprobada por el Papa.

Mons. Tomas Marín, canciller arquidiocesano, enfatizó que Mons. Román sólo se retiraría de sus deberes administrativos como obispo. “La única diferencia”, explicó Mons. Marín, “será que ya no tendrá que participar en todas esas reuniones y comisiones que no han sido creadas por Dios”.

El obispo Román seguirá celebrando confirmaciones, escuchando confesiones, celebrando misas y administrando los sacramentos en la Ermita de la Caridad.

“Estoy ocupado constantemente, y lo seguiré estando hasta que muera”, dijo Mons. Román. “No soy muy bueno para el trabajo de oficina, y así tendré tiempo para ocuparme de la gente”.

El obispo dijo sentirse especialmente contento porque ahora podrá dedicar más tiempo a visitar a los enfermos, entre ellos los del Hospital Mercy, que se encuentra junto a la Ermita. Éste fue el ministerio que desempeñó durante seis años antes de ser obispo, y recordó que en ocasiones veía diariamente hasta a 60 personas. Mons. Román añadió que seguirá hablando sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, porque los derechos humanos de todos los pueblos “son una prioridad para la Iglesia”.

Mons. Román fue uno de los 132 sacerdotes y religiosos expulsados de Cuba en 1961 por el gobierno de Fidel Castro, en un esfuerzo por quebrantar la influencia de la Iglesia, que había comenzado a pronunciarse contra las medidas totalitarias del régimen. El eclesiástico reafirmó su decisión de no regresar a Cuba mientras el gobierno que lo desterró se mantenga en el poder.

En 1979, Mons. Román se convirtió en el primer cubano que ha sido nombrado obispo en los Estados Unidos.

Fuente: La Voz Católica, Arquidiócesis de Miami. Mayo del 2003 (The Florida Catholic)